TIPS PARA LA LIMPIEZA DE LACADO BRILLANTE Y MATE

07 OCTUBRE 2020

Si tienes muebles lacados en casa, ya sean brillantes o mate, te recomendamos que cuides su mantenimiento. Los muebles lacados son preciosos y ofrecen muchas ventajas, pero también son delicados. Con el tiempo, pueden tender a amarillearse o mostrar una desagradable pátina de suciedad.

¡Pero no te preocupes! La limpieza adecuada de una cocina lacada es fácil.
Aquí te damos 6 consejos útiles para limpiar muebles lacados.

1. Limpiar cuanto antes

Las manchas, especialmente las típicas de la cocción (grasa, aceite, salpicaduras), costarán más de quitar en función del tiempo que pase. Por lo tanto, como con todo, cuanto antes lo limpiemos, mejor.

2. No realizar una limpieza agresiva

Especialmente ante las manchas que se hayan vuelto «sedimentarias», tendemos a utilizar esponjas abrasivas o limpiadores agresivos, ¡ERROR!. Nunca utilizar esponjas abrasivas, lanas de acero, productos corrosivos, amoníaco, lejía, productos ácidos y antisarro.

3. Usar un paño suave

Humedecer un paño suave y que no libere pelusas (preferentemente microfibras o gamuzas) con agua tibia para lavar las superficies con productos específicos para lacados.

4. Cuidado con el alcohol

El alcohol etílico es un removedor de manchas muy efectivo pero agresivo. Solo se puede utilizar para limpiar muebles lacados brillantes (¡nunca mate!) y únicamente diluido en agua tibia. Siempre intentemos métodos suaves antes que los más agresivos.

5. Qué hacer si las manchas persisten

Si la suciedad no quiere desaparecer, recomendamos un uso cuidadoso y moderado de alcohol diluido o productos como el Glassex multiusos sin amoníaco o Vetril. Si después de limpiar los muebles quedan vetas o marcas, significa que no se ha eliminado completamente la suciedad , que se han utilizado productos demasiado agresivos o que el agua tiene mucho sarro (no se ha estropeado, ¡calma!). En este caso, se recomienda volver a limpiar la superficie con cuidado y secarla inmediatamente, asegurándose de que el paño de microfibra no contenga restos de limpiador

6. Enjuagar y secar

Una recomendación es enjuagar siempre bien todas las superficies y secarlas inmediatamente, utilizando siempre un paño de microfibra o gamuza. Siempre es preferible dejar cualquier superficie bien seca, el agua no es el mejor amigo de casi ningún material por tiempo prolongado.

 

¡Y esto es todo! Cómo puedes ver, no se trata de acciones demasiado engorrosas, simplemente tips que debemos tener en cuenta, para que nuestra cocina esté sana y así se vea como nueva durante más tiempo.